Mi relación con las plantas medicinales

En este post te cuento mi historia, las plantas medicinales una herencia de familia.

Como sabes soy farmacéutica, pero no es lo único que hice a lo largo de mi historial académico y experiencia laboral. Gran parte de mi vida me la pase en la universidad y estudiando por fuera buscando mi vocación.

Seguir con la especialidad familiar

Cuando finalice mis estudios en el bachillerato no sabía muy bien qué quería hacer, lo que seguro tenía era la farmacia en la que había nacido.

Hija y hermana de farmacéuticos, sobrina de farmacéutica, sobrina nieta de farmacéutica, bisnieta de botánico, estaba cantado, era lo seguro, había un camino trazado. Nací escuchando el idioma de las ciencias exactas, la salud, la farmacia y el de las plantas.

Siempre escuchando las historias de cuando mi bisabuelo llegó a Argentina desde Italia y cómo se convertía en el primer micólogo del país. Que su hija sería una de las primeras farmacéuticas mujeres de la ciudad de La Plata en Argentina. Que luego sería mi madre la que me legaría las enseñanzas. Sin saberlo lo llevas dentro.

A los 18 años comencé mis estudios universitarios en la carrera de farmacia para no perder tiempo. Me gradué con éxito a los 22 años. A los 23 me matriculé como farmacéutica en la provincia de Buenos Aires – Argentina. En el fondo no sabes si es lo tuyo, o si sigues el mandato, pero pensándolo bien, invertía mi tiempo en algo útil, luego tendría tiempo de seguir buscando mi vocación.

Pero no quería quedarme en la farmacia tradicional, necesitaba algo más, así que volé hasta la Provincia de Tarragona en España y empecé el master de Química en la Industria.

Volver a las raíces

Mientras trabajaba en oficinas de farmacia y mi interés por lo natural fue creciendo y con él las ganas de seguir estudiando por mi cuenta.

Te sigo contando contando cómo me tropecé con la farmacia natural en el siguiente post…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *